Encias inflamadas, proporcionado por http://www.adam.com

Inflamaciones
en las encías

UNIDAD 2

SIGNOS Y SÍNTOMAS DEL SIDA

Los primeros signos y síntomas pueden, en algunos casos, empezar a ser evidentes entre seis meses y un año después del contagio por el VIH, dependiendo principalmente de variedades fisiológicas ya que cada individuo tiene diferente susceptibilidad para desarrollar la enfermedad.

Esto origina que en algunos casos, los signos y síntomas empiecen a aparecer incluso 5 ó 10 años después del contagio.

 A continuación se enumeran los principales signos y síntomas:

 Fiebre. Puede presentarse un tipo de fiebre con carácter intermitente y persistente. Su duración es de al menos dos semanas y va acompañada de escalofríos.

 Linfadenopatía. Las personas con SIDA tendrán ganglios linfáticos debajo de las axilas, cuello e íngles. Pueden ser dolorosos o no.

 Malestar generalizado. Profunda fatiga y estado letárgico, que pueden durar aproximadamente dos semanas, sin haber aparentemente una causa para ello. Esto restringe de efectuar actividades anteriormente normales como subir escaleras, vestirse o hablar.

 Pérdida de peso. Una inesperada y severa pérdida de peso que puede ser hasta el 10% del peso total de una persona, sin deberse a dieta o ejercicio físico.

Este factor se ve acompañado de una grave pérdida del apetito. En los enfermos de SIDA de África Central, se produce también el síndrome de adelgazamiento o “slim disease”, que provoca a las personas una pérdida de peso radical.

 Sudoraciones nocturnas. Sudores nocturnos muy copiosos y persistentes, que contribuyen a la pérdida de peso y a la deshidratación.

 Diarrea. Esencialmente crónica, severa, persistente y en muchos casos sanguinolenta. Esto origina anemia, pérdida de peso, desequilibrio hidroelectrolítico que es la pérdida continua de fluido corporal.

 Trastornos sanguíneos. Tendencia a tener moratones en la piel, sangrar espontáneamente y en abundancia sin razón alguna. Esto provoca la palidez del paciente.

 Problemas respiratorios. Hay tos crónica, seca, restrictiva, persistente que puede durar más de dos semanas.

 Problemas de la piel. El paciente con SIDA puede mostrar en su piel toda una gama de lesiones, que aunque usualmente son indoloras, están dotadas de un color púrpura o rosado que aumentan su tamaño y se extienden por muchas partes del cuerpo.

 Lesiones en la boca. Se forman en la lengua y la mucosa, en forma de mancha blanca y gruesa. Puede aparecer también en la garganta. Lo produce un hongo conocido como cándida albicans y es muy frecuente encontrarlo en niños pequeños nacidos con SIDA. También puede haber lesiones de herpes durante más de cuatro semanas, que dificultan la deglución de alimentos.

 Retardo de la curación. El cuerpo pierde parcialmente su capacidad de recuperación de los tejidos. Cualquier lesión tarda mucho más tiempo en curarse.

 Procesos infecciosos. Cualquier infección, por simple que pudiera ser, será mucho más difícil de controlar en personas con SIDA.

 Problemas en los genitales externos. Lesiones de herpesvirus que duran más de un mes.

 Problemas psicológicos y neurológicos. Puede haber múltiples signos y síntomas de este tipo como consecuencia del gran deterioro neurológico que ocurre en pacientes con SIDA. Usualmente son:

 -Apoplejía o pérdida de la conciencia así como parálisis en varias partes del cuerpo.

 -Pérdida de la sensibilidad en algunas partes del cuerpo.

 -Pérdida de habilidad física y mental.

 -Temblores y estremecimiento. Problemas de equilibrio y coordinación.

 -Problemas de conducta y personalidad. Ansiedad, miedo, pánico, depresión, tristeza, alineación así como cambios de carácter y personalidad.

 -Alucinaciones. Falso sentido de la percepción.

 -Pérdida de memoria, desorientación, dolores de cabeza y visión borrosa.

Las enfermedades más graves en pacientes con SIDA, se pueden clasificar en dos grupos:

 a- Infecciones oportunistas

 b-Algunos cánceres

 a. Las infecciones oportunistas son graves porque el organismo no puede frenar su desarrollo de forma espontánea y sin tratamiento, y a veces a pesar del tratamiento, pueden conducir a la muerte.

Cuando la inmunidad de un organismo es deficiente, estos microbios llamados oportunistas aprovechan la oportunidad de invadirlo y provocar infecciones graves.

 Sus manifestaciones varían según el microbio y órgano afectado. Aunque el estado general es de adelgazamiento, astenia y debilitamiento, estas son las características básicas.

ÓRGANOS

MANIFESTACIONES

AGENTES

Pulmones

Tos prolongada y fiebre

Pneumocystis carinii

Tubo digestivo

Diarreas crónicas

Infección en el esófago

Invasión de hongos en el
sistema digestivo

Giardia

Shigella

Candida

Cerebro

Parálisis

Problemas en la vista

Manifestaciones psíquicas raras

Meningitis

Criptococos

Toxoplasma

Piel

Herpes cutáneo

Virus del Herpes

 b. Algunos cánceres son muy comunes en el curso de esta enfermedad.

 -El Sarcoma de Kaposi es el más frecuente, ya que afecta al 35% de los pacientes con SIDA. Son placas o nódulos cutáneos de color azul o pardo. Estas lesiones no sólo se encuentran en la piel sino en ganglios, pulmones y en casi todas las vísceras.

 -Los linfomas son unos tumores malignos linfáticos, que suelen presentarse más en las personas enfermas con SIDA, que en las personas que no padecen esta enfermedad.