UNIDAD 3

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Al igual que se conocen las vías de transmisión, también se conocen los medios para la prevención del VIH. Cada vía de transmisión del VIH tiene su correspondiente medida de prevención.

Vía sanguínea

Compartir material de inyección conlleva un riesgo muy alto de contagio. Actualmente esta práctica queda circunscrita casi exclusivamente a las personas que se inyectan drogas ilegales, por las especiales circunstancias que rodean a éstas prácticas.

La prevención se centra en la utilización de material de inyección (jeringa y aguja) de un solo uso y recipiente individual, o la esterilización correcta en cada nueva utilización.

Vía perinatal

Si una mujer VIH positivo decide quedarse embarazada, deberá saber que tendrá un embarazo de riesgo. Debiendo efectuar un riguroso seguimiento médico de su embarazo y saber que el tratamiento antirretrovírico disminuye el riesgo de transmisión del VIH de su hijo/a.

Las madres portadoras del virus de la inmunodeficiencia humana tienen, aproximadamente, en uno de cada cuatro o cinco casos, la probabilidad de que su hijo/a nazca con VIH.

Las mujeres infectadas deben utilizar otros métodos anticonceptivos para evitar el embarazo, además del preservativo y las madres portadoras no deben de dar el pecho a su hijo/a.

Vía sexual

Siempre que se tengan relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) y se desconozca si alguna de las personas es o no seropositiva al VIH, se debe utilizar de forma adecuada el preservativo como método preventivo.

Practicar el sexo con penetración de forma segura utilizando el condón, de manera correcta y sistemática evita la transmisión del VIH, así como del resto de ITS.

Cómo usar el condón

Sujetar el condón agarrando el depósito del fondo con los dedos índice y pulgar para asegurarse de que no quede aire en la punta, lo cual podría dar lugar a la ruptura del condón durante el acto sexual.

Poner el condón con las dos manos en la cabeza del pene, cuando esté completamente erecto.

Agarrando el depósito con una mano, deslizar el condón por el pene con la otra mano.

Desenrollar el condón completamente, asegurándose de que no tenga aire dentro, hasta la base del pene. Al usar las dos manos apretando el depósito de aire, se consigue que no quede aire dentro del condón. Esto no solamente evita la ruptura del condón, sino que además permite que se cierre herméticamente de forma que el condón no se mueva de su sitio.

Al sacárselo, el hombre o su pareja deben mantener el condón entre los dedos para evitar que éste se salga y vierta semen dentro del cuerpo.

Otras medidas de prevención

Educación para la salud pública y escolar, en la que se destaque el hecho de que el contacto con múltiples parejas sexuales y el uso compartido de instrumentos para la inyección de drogas agravan el riesgo de infección por el VIH, y en la que también se brinden a los estudiantes los conocimientos y los medios necesarios para evitar conductas peligrosas o aminorar su frecuencia.

Evitar el contacto sexual (anal, vaginal u oral) con las personas infectadas con el VIH o sospechosas de estarlo.

Conviene utilizar condones de látex con lubricantes que no sean a base de vaselina y un espermicida para reducir el riesgo de transmisión sexual.

El riesgo de infección por contacto orogenital no puede cuantificarse fácilmente, aunque se supone que es pequeño.

No existe el peligro de transmisión del VIH en una relación monogámica mutua, a largo plazo, entre dos personas que no están infectadas con el VIH.

La ampliación de las instalaciones para el tratamiento de los toxicómanos puede aminorar la transmisión del VIH. Hay que considerar y evaluar medidas tales como instruir, a quienes usan agujas en métodos de descontaminación, y también programas de "intercambio de agujas".

Los servicios de orientación y de pruebas para detectar el VIH en forma anónima, confidencial o de ambos tipos, están en operación en todos los estados de Estados Unidos y en la mayoría de los países de América Latina.

En las clínicas para el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, tuberculosis y toxicomanía deben brindarse servicios de orientación, de pruebas para detectar el VIH y de envío a consulta médica; también se brindarán tales servicios a quienes acuden a los centros de atención prenatal o de planificación familiar, en las instituciones donde se atiende a hombres homosexuales, y en las comunidades en que la seroprevalencia del VIH es alta.

La Administración de alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos de América (FDA) ha formulado normas para evitar la contaminación del plasma y la sangre con el VIH.

Es necesario buscar anticuerpos contra el VIH en todas las unidades de sangre donada, y solamente podrá utilizarse la sangre que presente resultados negativos.

Las personas que han tenido conductas que agravan el riesgo de infección por el VIH no deben donar plasma, sangre, órganos para trasplante, tejidos o células (incluido semen para inseminación artificial).

Las organizaciones que reúnen plasma, sangre u órganos (incluidos los bancos de semen, leche, huesos, etc.) deben transmitir a todos los posibles donantes dicha recomendación y someter a prueba a todos los donantes.

Cuando sea posible, el semen, la leche o los huesos donados deben congelarse y conservarse durante tres meses como mínimo. Cabe considerar que los donantes cuyos estudios arrojaron resultados negativos después de ese intervalo no estaban infectados para la fecha de la donación.

Los médicos deben cumplir estrictamente las indicaciones clínicas para transfusiones. Hay que considerar el empleo de transfusiones autólogas.

Es necesario utilizar solamente los productos de factor de coagulación que hayan sido controlados y tratados para inactivar el VIH.

Se tomarán medidas estrictas para la manipulación, el empleo y la eliminación de jeringas y otros instrumentos cortantes.

El personal de salud debe utilizar guantes de látex si existe contacto con sangre o líquidos visiblemente sanguinolentos. Cualquier gota de sangre del paciente que entre en contacto con la piel del agente de salud debe ser limpiada con agua y jabón inmediatamente.

La OMS recomienda la vacunación de todos los niños asintomáticos infectados por el VIH con las vacunas del Programa Ampliado de Inmunización; los que tienen síntomas no deben recibir la vacuna BCG.

En los Estados Unidos no se recomienda usar la vacuna BCG ni la antipoliomielítica oral en los niños infectados por el VIH, sean cuales sean sus síntomas; en todos los niños infectados por el VIH se recomienda utilizar la vacuna MMR (sarampión-parotiditis-rubeóla) de virus vivos.

Es muy arriesgado practicar sexo inseguro

Cuando se emplean prácticas seguras no existe ningún riesgo de que se transmita el VIH.

La abstinencia (nunca tener relaciones sexuales) es totalmente segura.

El sexo con un solo compañero es seguro si ninguno de los dos está infectado y si nunca tienen sexo con nadie más.

La fantasía, masturbación (si guardas tus fluidos para ti mismo), charla erótica y masaje no sexual también son seguros. Estas actividades evitan el contacto con sangre o fluidos sexuales así que no hay ningún riesgo de transmitir el VIH.

Para estar seguro, asuma que sus compañeros sexuales están infectados con VIH.

No se puede saber si alguien está infectado por su apariencia. La gente podría mentir al decir que no está infectada, sobre todo si quiere tener actividades sexuales con otra persona.

Algunas personas se han infectado con VIH por medio de sus únicos compañeros quienes fueron infieles "solamente una vez."

Podrían estar infectadas incluso aquellas personas que consiguieron un resultado negativo de la prueba de VIH. Estas se podrían haber infectado después de que se hicieron la prueba o podrían haberse hecho la prueba demasiado temprano después de exponerse al VIH.

Prácticas inseguras

La mayoría de las prácticas sexuales llevan algún riesgo de transmitir el VIH. Para reducir el riesgo, haga más difícil la entrada de la sangre o fluido sexual al cuerpo.

El sexo inseguro tiene un riesgo alto de transmitir el VIH. El más riesgoso es cuando la sangre o los fluidos sexuales tocan las áreas suaves, húmedas (las membranas mucosas) dentro del recto, vagina, boca, nariz o punta del pene. Estos pueden dañarse fácilmente lo que facilita la entrada del VIH al cuerpo.

El contacto sexual vaginal o rectal sin protección es muy inseguro. Los fluidos sexuales entran en el cuerpo y donde quiera que el pene penetra, puede causar rasguños pequeños que aumentan el riesgo de infección por el VIH.

El compañero receptivo tiene probablemente más riesgo de ser infectado aunque el VIH podría entrar en el pene, sobre todo si tiene cualquier herida abierta o si hay contacto durante mucho tiempo con la sangre o los fluidos vaginales infectados por VIH.

Los cortes, heridas o las encías sangrantes aumentan el riesgo de transmitir el VIH. La actividad física áspera también aumenta el riesgo. Incluso las lesiones pequeñas son una manera de entrada del VIH al cuerpo.

Use una barrera para prevenir el contacto con sangre o fluidos sexuales. Recuerde que la barrera natural del cuerpo es la piel. Si no tienes cortes o heridas, tu piel te protegerá contra la infección. Sin embargo, el VIH puede entrar en el cuerpo a través de las membranas mucosas.

La barrera artificial más común es un condón para hombres. También puedes usar un condón "femenino" para proteger la vagina o el recto durante el sexo.

Los lubricantes pueden aumentar el estímulo sexual y también reducen la posibilidad de que los condones u otras barreras se rompan. Los lubricantes basados en aceite como la vaselina, los aceites o cremas, pueden dañar los condones y otras barreras de látex. Asegúrase de usar los lubricantes basados en agua.

Por medio del sexo oral existe algún riesgo de que se transmita el VIH, sobre todo si los fluidos sexuales entran en la boca y si hay encías sangrantes o heridas. Los pedazos de látex o envoltura de plástico encima de la vagina, o condones encima del pene pueden usarse como barreras durante el sexo oral.

Pon tus límites

Decide cuánto riesgo deseas tomar. Conoce cuánta protección quieres usar durante los diferentes tipos de actividades sexuales. Antes de tener relaciones sexuales:

  • piensa sobre el sexo seguro
  • pon tus límites
  • consigue lubricante y condones u otras barreras, y asegúrate de que estos estén a la mano cuando los necesites habla con tu compañero(a) para que él o ella sepa tus límites

Mantén tus límites. No permitas que el alcohol, las drogas o uno(a) compañero(a) atractivo(a) te haga olvidar que debes protegerte.

¡Contra el VIH-SIDA la única posibilidad que nos queda es la prevención!